domingo, 4 de agosto de 2013

LLámame simplemente Súper

Llámame simplemente súper
Reinhold Ziegler
Anaya

El protagonista del libro es un niño llamado Walter Lohmann, su padre Gerd Lohmann había ingresado en la cárcel por traficar drogas y Walter y su madre se ven obligados a mudarse a otro pueblo. Cuando llegan allí no conocen a nadie; el primer día de escuela Walter se sienta al lado de Hermann y pronto sus compañeros de clase se enterarán de lo que había ocurrido con su padre, y entonces su madre decide que deben mudarse otra vez. Esta vez el lugar elegido fue Schertingen. Aquí conoce a Herbert y a Berta y su madre encuentra trabajo en un supermercado. Walter pasaba mucho tiempo en el bosque y un día encontró una cueva por casualidad en la que, a partir de ese día, pasaba las horas. Su madre empezó a salir con un hombre y una noche que ella llegó borracha a casa este le pegó a Walter tan fuerte que se le cayó un diente. A la noche siguiente Walter decidió escaparse a su cueva y cuando volvió a las cuatro de la madrugada había unos policías con su madre esperándolo. Él les mintió diciendo que le habían perseguido unos hombres y que se había refugiado en una cueva. Pasados unos días fueron a visitarle muchos periodistas para preguntarle lo que había sucedido. ¿Descubrirán al final la mentira de Walter?

Juan Martínez Ballester, 2º B

martes, 18 de junio de 2013

"Saber perder", de David Trueba

Saber perder es una novela del español David Trueba que fue publicada en 2008 y recibió el Premio Nacional de la Crítica ese mismo año. Podríamos considerarla un drama pues el libro nos narra con total verosimilitud los reveses que tenemos que superar  las personas para avanzar en nuestras vidas, pero también los pequeños placeres que ésta nos da.
La novela nos cuenta la historia de cuatro personajes que consideramos principales y en cada capítulo uno es el protagonista. Ellos son Ariel, Sylvia, Lorenzo y Leandro. Sylvia es una adolescente que se queja permanente de la vida que lleva, pues no le parece lo suficientemente apasionante, hasta que un día sufre un accidente que hará que su destino cambie en otra dirección y llegará a llevar, según ella lo concibe, una doble vida. El autor del atropello es un futbolista argentino llamado Ariel Burano que fortuitamente y casi sin quererlo se enamora de la adolescente. Por otra parte tenemos a  Lorenzo, el padre de Sylvia, quién vive atormentado durante un tiempo por algo que ha cometido y también se queja de su vida porque su mujer lo abandonó y él no cree que este haciendo todo lo posible por atender a sus padres y su hija. La abuela de Sylvia cae enferma y serán entonces Sylvia, Lorenzo y Leandro, su marido, quién se encarguen de apoyarla y cuidarla. Al mismo tiempo Leandro intenta descubrir cosas nuevas y salir de la rutina visitando un burdel alejado de su casa que le traerá muchos problemas, incluso con la justicia, pero en el que él se sentirá diferente, querido.
Aparecen además otros personajes que ayudarán e intervendrán en el desarrollo de la acción, cómo Osembe, prostituta a la que acude Leandro, Daniela, a la que Lorenzo estará muy próximo, y cómo no Mai, mejor amiga y confidente de la joven protagonista.
Me parece muy real la manera en la que él autor plantea las dificultades con la que se encuentran los protagonistas de manera que sean creíbles totalmente, además es un libro sencillo y muy directo que nos llama a la reflexión sobre nuestra propia vida sabiendo que muchas veces nos toca perder y debemos estar preparado para ello pues de todo se sale.
En general el libro me ha gustado bastante y me ha enganchado la lectura pues me invadía la curiosidad de saber cómo finalizarían los baches por los que pasaban los personajes. Además se expone el contraste de historias de personas de diferentes edades y de diferente carácter y gracias a esto podemos ver cómo influyen los años de experiencia en las decisiones.
Se habla en todas las historias de las desilusiones y el fracaso, pero a pesar de ser un libro triste lanza un mensaje esperanzador al lector. Sin embargo no todos son puntos positivos, pues para mi gusto a veces se ralentiza la acción dando demasiadas vueltas sobre sucesos que no tiene mucha importancia o proporcionando detalles para nada significantes (sobre todo en lo relativo al club de fútbol al que pertenece Ariel).

El mensaje que este libro nos desvela podría ser el siguiente: Hay que saber aprender de las pérdidas.

Andrea Castellanos Moreno, 1º Bachillerato.

"El maestro de esgrima", de Arturo Pérez Reverte

El maestro de esgrima es una obra escrita por Arturo Pérez-Reverte en 1988, esta obra fue una de las que catapultaron al autor al reconocimiento literario.
Esta obra es una novela que mezcla novela histórica, policíaca y de espionaje, ya que reparte la estructura del libro entorno a la descripción histórica del Madrid galdosiano, una serie de crímenes y una trama de traición y chantaje.
Esta novela trata diversos temas relacionados con un cambio en la sociedad, lo tradicional deja paso al progreso y la modernidad, cambian también los ideales alejados del honor y la caballerosidad, como la mentira, el chantaje, el espionaje o la avaricia. Otro tema fundamental es la crítica al cambio de poder que se produce, y es que el dinero se convierte en amo y señor del mundo pudiendo hacer todo lo que se propone en manos de las clases más adineradas, aparecen también la crítica a la corrupción política y la mención al amor no correspondido.
El libro comienza describiendo la sociedad de aquella época llena de escándalos, revoluciones y tramas políticas. Un viejo maestro de esgrima, Jaime Astarloa, se resiste a dejar la tradición e imparte clases de esgrima a la nobleza local. Su calmada vida se ve interrumpida cuando una joven, Adela de Otero, le pide que le enseñe una estocada creada por el maestro, llevando al viejo esgrimista a debatirse entre el cambio o seguir sus normas. Semanas después y tras aprender la estocada deja repentinamente las clases y se va a con el Marqués de Alumbres amigo del maestro. Un paquete y una serie de cadáveres desataran la trama principal.
En la obra intervienen dos personajes principales:
Jaime de Astarloa: encarna al caballero tradicional literario por su ideal caballeresco y la firmeza de sus convicciones, es honrado y fiel a sus principios, es un personaje de otro tiempo que aunque no se sienta cómodo con los cambios se ve obligado a tomar partido en la trama.
Adela de Otero: personaje antagonista de la obra, mantiene valores e ideales pero los utiliza según su conveniencia, se trata de una mujer misteriosa reticente a dar cualquier dato sobre sí misma, la única capaz de quebrantar la guardia de Jaime de Astarloa.
Secundarios:
Luis de Ayala(Marqués de Alumbres): constituye un claro ejemplo de la nobleza del sXIX, amante de las fiestas, el dinero, el juego, las aventuras amorosas y con una formación académica muy pobre, aunque tiene ciertos conocimientos. Termina siendo víctima de sus defectos.
Grupo de amigos del bar” El progreso”: un grupo de madrileños que retratan la sociedad de la época, el debate entre los que no piensan en política, los católicos  monárquicos y los republicanos anticlericales. A lo largo del libro exponen todo tipo de argumentos que defienden cada punto de vista.
Jenaro Campillo: inspector de policía que interviene en la trama, retrata la incapacidad de la justicia, a veces, de cumplir su deber con asuntos políticos de por medio.
El autor utiliza un léxico sencillo durante la obra lo que la hace fácil de leer y asequible para todos los públicos, la descripción es un elemento fundamental del autor, realiza detalladas descripciones del entorno y los personajes cada vez que aparecen para incluir un retrato más preciso de cada uno. Es un libro de tono narrativo ya que es una novela y destaca también la objetividad de la narración de la historia.
Considero que el mensaje que puede transmitir este libro es la intemporalidad del cambio de paradigma social y cultural que se sucede cada cierto tiempo y el miedo a dejar atrás lo cotidiano para adentrarse en lo innovador, también la pérdida de valores por parte de las nuevas generaciones y la existencia histórica de la corrupción, todo ello para que nos planteemos poder cambiar en el futuro, adaptarnos a la situación y luchar por lo que creemos correcto.
Por la facilidad de leerlo me parece un libro muy ameno y del cual no te llegas a cansar, a nivel de historia la primera parte me parece demasiado lenta ya que retrata la situación política y social y cuenta la vida de Jaime Astarloa, todo ello sin mover la trama principal, a partir de la mitad del libro el argumento comienza a acelerar hasta tal punto que la última parte me ha parecido rápida, se podría haber extendido añadiendo más acción final aunque claro está que no podía acabar de otra forma, ya que desde el principio intuyes lo que Jaime conseguirá al final de la obra.

Como retrato de la sociedad me parece muy buen libro, y la trama principal tiene una gran variedad de sucesos y giros repentinos, lo que no te lleva a la monotonía. La intriga en torno al misterio y los crímenes te mantienen muy interesado, por último recomendare este libro a todo aquel que le guste la historia y las tramas políticas y los crímenes. 

Sergio Lumbreras Castro, 1º Bachillerato

"Yo, Claudio", de Robert Graves

La novela pertenece a la obra del autor británico Robert Graves, uno de los escritores mejores considerados de novela histórica.
            La historia se centra en la vida de Tiberio Claudio Druso Nerón Germánico, o simplemente Claudio, quien fue, entre otras cosas, el cuarto emperador romano. Pero lo narrado no se limita, ni mucho menos, a una simple biografía de este personaje, sino que, es más, de lo que menos se habla es del propio Claudio, aunque él tenga la voz narrativa, exponiéndose mucho más la vida de la familia imperial.
            El contexto histórico es, por tanto, los primeros tiempos del Imperio Romano bajo la dinastía Julio-Claudia. En años, más o menos, desde el 27 a.C., inicio del reinado de Augusto, hasta otro año que no diré por motivos amables hacia los futuros lectores­ —aconsejo no indagar nada en absoluto que tenga que ver con este período—.
            En esta época, Roma acaba de pasar de la República al Imperio. En el siglo I a.C., las guerras civiles entre diferentes facciones, desde Mario y Sila hasta Octavio y Marco Antonio, pasando, por supuesto, por Julio César y Pompeyo; hastiaron a la población romana. Cuando Octavio se hiciera finalmente con el poder, lo ejercería, si bien influenciado por su esposa Livia, de forma aceptable, tanto en lo militar como en lo administrativo y en lo cívico. En consecuencia, el pueblo romano, y el senado, lo deificó. Sin embargo, los siguientes emperadores demostrarían merecer el título de tirano, según las fuentes.
            Con respecto a las relaciones e intrigas entre los miembros de la familia imperial, nuevamente me muerdo la lengua. Simplemente decir que te obligan a leer una página detrás de otra.
            El protagonista, Claudio, es el narrador de la historia y, por supuesto, no es tan crítico consigo mismo como con otros personajes, aunque sí da la sensación de querer ofrecer un testimonio sincero. Se describe cojo, enfermizo y tartamudo, pero no tonto, al contrario de como lo ve mayoría de los otros personajes. Muy interesado en la historia, él mismo se convierte en historiador y, así, al final de su vida y temiendo por ella, decide relatarla, mostrando los claroscuros de la familia imperial.
            Otros, no todos, personajes relevantes, son:
            Livia: abuela de Claudio y esposa de Augusto. No os dejéis engañar por lo de abuela, es una mujer ambiciosa, casi impía y maquiavélica. Robert Graves, y Claudio la hacen poseedora de una gran capacidad de influencia y poder.
            Augusto: básicamente, lo mencionado arriba. Gobernante, dentro de lo que cabe, justo,  y buen pater familias. También arrogante, como es lógico dentro de la posición que ocupa.
            Tiberio: brillante general, tiene una personalidad fría, déspota y severa.
            Germánico: creo que este es un personaje querido por el pueblo romano y, seguramente, por cualquier lector. Al igual que Tiberio, destaca en lo militar, pero además es humano, justo y competente. Junto con Póstumo, es el único miembro de la familia imperial que realmente aprecia a Claudio.
            Calígula: demente y apático, arbitrario y orgulloso.
            El estilo con el que escribe Robert Graves hace que Claudio se nos muestre cercano, como alguien que simplemente nos está contando algo. El lenguaje es llano, y fácilmente comprensible. Esta cercanía, junto con la intrincada trama, tal y como ya se ha dicho, enreda al lector, que padece por los personajes. Sin embargo, esta dimensión del libro va decayendo y las últimas páginas se hacen un tanto monótonas.
            El ritmo de la obra es rápido y Claudio va pasando, con naturalidad, de un asunto a otro, resultando a veces difícil recordar qué es lo que se ha leído dos capítulos atrás, y aparecen  múltiples acciones secundarias que abarcan con detalle lo que hay que contar: Robert Graves desplaza la cámara por varios lugares bastante lejanos y relata la historia con una perspectiva amplia, evitando las limitaciones del narrador protagonista ya que ésta actúa a su vez, dentro de la obra, como narrador omnisciente.
            En referencia a la documentación histórica y a la fiabilidad de lo narrado, decir que es una novela, pero, si se es capaz de eliminar los matices subjetivos, desde luego se aprende bastante y prácticamente de forma inconsciente. Resulta interesante mencionar aquí una escena del libro en la que, precisamente, se discute de la exactitud histórica. En resumen, se expone que hay dos formas de escribir la historia: o bien se puede relatar aportando propios matices, tomándose libertades con la precisión histórica, como es el caso del autor del libro, o bien se puede realizar un efusivo trabajo de documentación y luego contarlo de forma disciplinada y objetiva, aunque tenga luego menor expectación.

            Yo, Claudio ha constituido una lectura apasionante, entretenida, didáctica, interesante y merecedora de volver a ser leída. No hace falta decir que me tendré que leer la segunda parte, Claudio, el dios, y su esposa Mesalina.

Eduardo Fernández Ortuño, 1º Bachillerato

"El gran Gatsby", de F. Scott Fitzgerald

El gran Gatsby es obra del americano F. Scott Fitzgerald, un novelista que aborda los problemas de la juventud tras la Primera Guerra Mundial. La época de los gángsteres y los licores, cargada de excesos y opulencia, donde todo parecía posible y en la que el jazz supo triunfar. Es considerado como uno de los escritores estadounidenses más representativos de la Generación Perdida, que supo captar la esencia de una era, especialmente en esta novela, considerada su mejor trabajo.
Fitzgerald se mudó a Long Island donde sus vecinos eran considerados como los nuevos ricos en contraste con los que vivían al otro lado de la bahía los cuales eran familias acomodadas, de aquí saca la idea de West Egg y East Egg, donde viven Gatsby y los Buchanan respectivamente.
El libro es una obra en prosa de carácter extenso, ubicada en el género novelesco, con cierto carácter realista —pues expone la forma de vida de una época histórica— pero que, sin embargo, narra una historia ficticia.
La obra aborda los felices veinte cuando hablábamos del sueño americano, tratando los excesos de los ricos y la irreflexión juvenil que cree que puede lograrlo todo, incluso volver al pasado y empezar de nuevo.
La historia es narra por Nick el vecino de Gatsby, quien, como ya sabemos por el título, será el centro de la novela. Nick es un joven que acaba de mudarse a West Egg a una casita diminuta emplazada entre dos enormes mansiones, desde allí puede verse East Egg el sitio más selecto de la zona y donde vive Daisy, la prima de Nick, y su marido, Tom Buchanan. Una tarde acude a casa de su prima la cual parece no hacer mucho caso a su marido. Ella prefiere pasar la mayor parte del tiempo con su amiga Jordan, una jugadora de golf profesional, con la que Nick comienza a tener una estrecha relación. A Jordan le extraña que Nick no conozca a Gatsby, un personaje extravagante que da gigantescas fiestas y del que todo el mundo habla. Sin embargo nadie sabe realmente quién es.
El narrador de la historia Nick Carraway es el modesto vecino de Gatsby. Nick se graduó en Yale junto con Tom y es un veterano de la Primera Guerra Mundial. Se muestra tranquilo y optimista, siempre dispuesto a echar una mano.
El personaje central de la novela, Jay Gatsby, se trata de un millonario misterioso sobre el que a penas se sabe nada. Fue oficial en la Primera Guerra Mundial lo que le permitió estudiar una temporada en Oxford. Gatsby considera que puede tenerlo todo, incluso el pasado, y luchará por recuperarlo.
Fitzgerald recurre a un estilo clásico, fácil de comprender y con unas construcciones de lo más correctas. Acostumbrados a las novelas actuales, y no pretendo insinuar que éstas estén mal redactadas, encontramos cierto contraste con esta obra, pues la claridad de sus expresiones se combina con un vocabulario moderno aunque menos usual. Resulta curioso que ninguna de las acciones transcurre durante la obra sino que son siempre contadas por los personajes. Además esta novela nos acerca ese estilo norteamericano, por lo general bastante desconocido —a excepción de Edgar A. Poe —. Cabe destacar que los personajes de la obra leen y escuchan los libros y canciones más populares de la época.
Podríamos decir que el gran Gatsby es una obra moderna en cuanto al argumento, pues es muy similar a lo que podemos encontrar hoy en día en las estanterías de cualquier librería. El hecho que más llamó mi atención para decidirme a leerlo fue la ambientación, los felices veinte, esa época despreocupada tras la victoria de la Primera Guerra Mundial y antes de la crisis del 29, es un periodo mágico donde el dinero se mezcla con la corrupción; merece la pena adentrarse en ese mundo y comprobar cómo era la vida durante la ley seca. Por lo demás es una obra breve, que puedes leer en poco tiempo y en la que encontrarás unas cuantas sorpresas que te harán seguir hasta el final para descubrir quién es en realidad Jay Gatsby.
  
Cuando aún nos quedan unas cuantas páginas del libro se llega al final, todo lo que transcurre después forma parte de un tiempo extra, el narrador va completando con recuerdos y conversaciones algunos de los detalles en blancos que quedaron durante la historia, esta transcurre de forma lenta en una acción en la que el tiempo no está muy definido; esta forma de concluir podemos observarla en serie de televisión, películas y otros libros.

Al escoger este libro me fascinó la idea de descubrir cómo son esos años veinte que estudié en Historia, una idea aproximada o una descripción de cómo era la vida entonces. Sin embargo, tengo la sensación de no haberlo encontrado del todo, aunque si bien es cierto que percibimos en el protagonista ese espíritu soñador y que considera todo posible. Aún no tengo claro que vaya a ir a ver la última de las versiones que la industria cinematográfica ha realizado de el gran Gatsby, pues tengo la impresión de que le falta algo al libro, no sé que esperaba encontrar antes de leerlo, pero sin duda alguna, la historia que he descubierto me ha decepcionado un poco.

Sergio González Ramos, 1º Bachillerato

domingo, 7 de abril de 2013

Un verano faxcinante



Un verano faxcinante
Germán Díez Barrio
Edebé

Esta historia sucedió en verano. Marga era una chica de unos 15 años, ese curso suspendió sociales y matemáticas, por lo que no tenía más remedio que quedarse en casa estudiando. Un día, ya cansada de tanto estudiar se propuso aprender a enviar faxes. Una vez que aprendió mandó varios a personas que no conocía con la esperanza de que alguien estuviera en su misma situación y contestase a sus mensajes. Así fue como conoció a David, un chico de Valladolid. Empezaron a mandarse faxes a menudo y se dieron cuenta de que estaban hechos el uno para el otro. Al cabo de varios mensajes David le propuso a Marga ir a visitarla a Madrid, ya que nunca se habían visto. Pero, ¿aceptará Marga la propuesta de David?

Juan Martínez Ballester, 2º B

lunes, 18 de marzo de 2013

Umberto Eco, "El nombre de la rosa"


El libro es la primera novela del afamado escritor y filósofo italiano Umberto Eco. Fue publicada en 1980, de forma que el autor se inició en la narrativa a una edad madura (nació en 1932), si bien ha comentado en distintas ocasiones que hizo algunos experimentos en la juventud.
       La obra se ambienta en el siglo XIV, concretamente a finales del año 1327, teniendo como telón de fondo el conflicto entre el papa Juan XXII y el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Luis IV de Baviera, quien ostentaba el título de duque de Alta Baviera y Rey de romanos durante el desarrollo de la historia del libro. La querella surgió, de forma general,  por la coronación de Luis como emperador sin autorización papal tras haber vencido a su opositor, Federico de Austria, en 1325, habiéndose proclamado Juan regente provisional en 1323 sobre el trono alemán hasta que se solucionara el conflicto entre los aspirantes. A esto habrá que añadir más tarde la correspondiente excomunión de Luis y la consecuente invasión de éste a Italia.
En el mismo marco también aparece el conflicto entre el mismo pontífice con los franciscanos. En este caso surgió debido a que la ascendente ostentación de la corte (efectivamente, en esto se había convertido) aviñonesa era del todo incompatible con la visión de pobreza y austeridad inspirada en Jesús y sus discípulos que defendían los franciscanos y, más fervientemente dentro de esta orden, los llamados espirituales o “fraticelli”, que se mostraban más radicales en este punto.
            En este entorno, el narrador testigo, Adso de Melk, acompañará a su maestro, fray Guillermo de Baskerville (franciscano) a una abadía benedictina, donde el segundo tiene la misión de organizar un encuentro entre franciscanos y enviados papales para discutir acerca de la cuestión de los fraticelli e intentar llegar a algún indicio de acuerdo entre las partes, el papa y la orden de los franciscanos. Una vez allí, el abad encomendará a Guillermo otro encargo, el de indagar sobre la muerte de uno de los monjes. La abadía se convertirá en el escenario de una investigación que desenterrará el infierno de su biblioteca entre los clérigos, tras la aparente rectitud y prestigio de la misma.
            El protagonista, fray Guillermo de Baskerville, antiguo inquisidor ­­—oficio que ejercía alejado del estereotipo —, interesado en la ciencia y de origen británico, es un personaje que concuerda con nuestra imagen de maestro. Es tranquilo, observador, erudito e inteligente. Capaz de procesar la información que extrae de forma directa del mundo y de relacionarla con rapidez, recuerda también al perfecto detective ducho en su oficio, relacionándose incluso con Sherlock Holmes, de acuerdo al interés del autor por la obra de Arthur Conan Doyle.
            El narrador, Adso, cuenta la historia desde la vejez y se presenta como testigo de los hechos pero también como participante. Es un joven novicio benedictino del monasterio de Melk, en Alemania, hijo del barón de Melk, que combate en el ejército del emperador y que lo encomienda a fray Guillermo para alejarlo de la guerra durante su estancia en Italia. Ávido de conocimientos, se fija en su maestro y le ayuda en la investigación, pero, siendo joven, tiene rasgos propios de su condición.
            En la abadía también aparecen otros personajes, de entre los que destaco:
            Abbone, el abad, Malaquías, firme guardián de la biblioteca, Jorge de Burgos, hermano ciego que goza de un gran respeto entre los monjes, Berengario, ayudante del bibliotecario, y Alinardo, quien resulta ser bastante interesante.
            También únicamente mencionar los personajes históricos: Ubertino da Casale, Michele de Cesena, Bernardo Gui y Bertrando del Poggeto.
            Desde luego Umberto Eco muestra un libro cargado de referencias históricas, que a veces pueden ocupar varias páginas, que muestran la plena consciencia de los personajes acerca de la realidad de la época. Asimismo, la profundidad y alcance de las opiniones de los personajes, sobre todo las de Guillermo y Jorge, que exponen en los intrincados diálogos confieren a la obra un alma filosófica. No cabe ninguna duda respecto al trabajo de documentación previo a la proyección de la novela y a la reflexión sobre la construcción de cada frase durante la misma. 
           El estilo no es culto, sino que es refinado y elevado a altas cotas. Lo más característico, y creo que más de uno estará de acuerdo conmigo, son las exhaustivas descripciones, acompañadas en ocasiones de enumeraciones extensas, los párrafos en latín y el retoricismo en los parlamentos. Sin embargo, no deja por ello de ser una obra completamente entendible, y más si se explora en las referencias que mencionan los personajes.
            No se trata de un libro ligero, de un libro superficial, de fácil lectura, de avión. No es por esto para todo el mundo, para los que leen como ven la televisión. Es un libro cuya lectura debe realizarse sin prisa, disfrutando de la lograda ambientación, participando de las discusiones y, por supuesto, siguiendo los pasos de la resolución del misterio. Hay opiniones que dicen que le sobra contenido y que es pesado, e incluso yo mismo lo he pensado, pero cuando lo acabas sin duda ha merecido la pena.

Eduardo Fernández Ortuño, 1º  Bachillerato BC

Ernesto Sábato, "El túnel"


“El túnel” fue escrito por Ernesto Sábato en 1948. Esta novela surgió de la investigación del propio autor sobre las posibilidades que la literatura ofrecía para analizar problemas existenciales.
Se trata de una novela dramática que también considera como literatura psicológico-existencial y policial por la ejecución de un crimen.
El libro trata sobre la obsesión del protagonista, el narrador en este caso, hacia María Iribarne, mujer que le vuelve loco hasta llegar a la conclusión de que debía matarla.
El argumento de esta obra lo podemos centrar en la serie de acciones precedidas al asesinato de María ya que desde un principio se nos desvela este crimen. Juan Pablo Castell, el asesino, es un pintor que nos cuenta su historia: la obsesión por María Iribarne.
Juan Pablo Castell es el protagonista y narrador. Solitario e incomprendido, piensa que ha entrado a su amor, María, su compañera, su “salvación”. Desde un punto psicológico es un obsesionado, perturbado, celoso repetitivo, impulsivo, agresivo, inconformista y controlador. Tiene un perfil muy amplio pero lo más destacable en esta novela es la gran cantidad de detalles que da de sus emociones, sentimientos… María Iribarne es muy manipuladora, y siente una conexión con Castell a través de sus pinturas. Está casada con Allende y engaña a su marido y Castell con Hunter. Parece ser que le gusta engañar a los hombres. No consigue entregarse a Castell tal y como él quiere, pero nunca vemos su punto de vista y por ello no sabemos lo que sentía, era un personaje misterioso y cruel.
 “El túnel” tiene un vocabulario sencillo y fácil de comprender pero al estar relatando las emociones y sentimientos y los pensamientos de Castell hay una mayor belleza en el libro. Por esto predomina el uso de recursos literarios como alguna hipérbole o metáfora…
El autor con esta novela pretende hacernos ver, desde una mentalidad algo perturbada, la soledad que tienen los seres vivos y la necesidad de éstos de encontrar a una persona que les comprenda aunque traiga sufrimiento y amargura.
En cuanto a mi opinión, ésta es realmente buena. Es un libro reflexivo sobre el mundo que nos rodea concentrado en un único entorno. El autor hace una dura crítica a la sociedad y la personalidad de Castell. Es una manera perfecta de preguntarte y reflexionar sobre todas las decisiones que tomamos en nuestra vida cotidiana. Hay demasiada descripción dentro del libro y hay momentos en los que describe otro tipo de temas al central, pero aún así es como un examen psicológico de Castell desde su propia mente. Para finalizar, me llama mucho la atención el título del libro, “El túnel” que es una comparación, una metáfora de la vida de Castell, de la oscuridad, lo solitario y sombrío de su propia vida, desde su comienzo a su final, por el hecho de haber matado a la única mujer que pudo querer y entenderle alguna vez.
Elena Navarro Lázaro, 1º Bachillerato BC

H. G. Wells, "La guerra de los mundos"


La guerra de los mundos es obra del escritor inglés H. G. Wells, quien junto con Julio Verne, inició el género de la ciencia ficción. Wells tenía unas profundas convicciones izquierdistas que dejaba patente en todas sus obras, a modo de crítica velada. En la maquina del tiempo, por ejemplo, aborda la lucha de clases, un tema muy importante a finales del siglo XIX —época en la que escribe la mayor parte de su obra —; en la guerra de los mundos establece un paralelismo entre las practicas imperialistas de Gran Bretaña y las de los invasores hacia los propios ingleses.
Se trata de una obra en prosa, de carácter extenso como viene siendo habitual en el género novelesco, y en la cual se narra una historia de ciencia ficción. El libro introduce y explota un tema, por aquel entonces innovador, pues se trata de la primera obra en la que aparece reflejado, y  que será utilizado repetidamente a lo largo de la siguiente centuria; estamos hablando de una invasión marciana a la Tierra. Al no haberse escrito nada igual hasta entonces, Wells tiene la ocasión de poder darles una fisionomía, unas capacidades y una maquinaria a los marcianos que servirá de modelo tanto para películas como novelas.
La acción es relatada por un escritor que tiene la ocasión de contemplar desde un observatorio una serie de explosiones producidas en Marte, en cuya superficie provocaban una gran mancha de polvo, cada veinticuatro horas. Días más tarde, un enorme cilindro impactó en una ciudad al sur de Londres, Woking, en la cual reside el protagonista. Cuando el cilindro se abrió salieron de él unas extrañas criaturas que se movían costosamente, sin embargo, estos seres poseían una tecnología muy avanzada y un arma capaz de hacer estallar en llamas todo lo que tocaba, el rayo calórico; valiéndose además de una poderosa máquina de guerra sustentada sobre un trípode los marcianos comenzaron a ganar espacio en torno al cilindro caído. Entre tanto los humanos, quienes empezaban a comprender la gravedad de la situación empezaron a organizar las defensas.
El narrador-protagonista puede llegar a parecer el propio autor, pues ambos comparten profesión; éste, el ficticio, ha publicado varios artículos de diversa índole. El protagonista, que está casado y tiene un hermano que vive en Londres, dará muestras de su audacia al ver el peligro con antelación y lograr poner a su mujer a salvo. Las difíciles situaciones a las que deberá enfrentarse nos permiten adentrarnos en su personalidad y, de esta forma, comprender su forma de actuar al estudiar el comportamiento de los invasores con una mirada racional en vez de dejarse llevar por el pánico que se apoderaba de la mayor parte de la población.
 Su hermano, habitante de la ciudad londinense, nos acerca la situación vivida por los metropolitanos en el trascurso del éxodo masivo. Durante su huida comprobará de qué forma degeneran los valores humanos ante la falta de gobierno en lo que se convirtió en una lucha por la supervivencia. Sin embargo, él mostrará respeto, caballerosidad y compasión frente a tal barbarie.
El autor pretende llegar con su obra a un gran público por lo que recurre a un estilo sencillo al alcance del lector más novel, el gran aliciente de este libro, fue en su época, el tema sin precedentes acerca de la invasión alienígena, y en el presente, la ocasión de leer al autor que desencadenó un fenómeno sin precedentes en la literatura de la ciencia ficción. Con el objetivo claro de la sencillez, el narrador lo encarna un hombre conocedor de una gran variedad de temas pero que, como él mismo nos indica, no maneja en profundidad. Sin embargo, esos conocimientos generales, le permiten describir con bastantes detalles la forma de los extraterrestres así como el desarrollo de sus funciones vitales.
La novela de H. G. Wells ha sido ampliamente versionada a lo largo de los años produciendo secuelas y siendo la inspiración para muchas otras obras; especialmente llamativo es el episodio acontecido en 1938, cuando Orson Wells adaptó la obra a un programa radiofónico indicando que el primer cilindro había caído en Nueva Jersey. La broma conmocionó a la sociedad que creía que la Tierra estaba sufriendo una invasión real. Sólo por este dato merece la pena leer el libro en el que se basó y, así, poder entender a la vez, el motivo por el cual los marcianos se representan en las películas con ese aspecto tan característico. No sólo será del agrado de los amantes de lo extraterrestre, igualmente, de aquellos que disfrutan con el suspense, pues el autor logra mantener la intriga en el lector y avivar su curiosidad, por medio de los ojos del narrador-protagonista con quien se comparte una sensación de interés por  lo desconocido que le lleva a correr grandes riesgo con tal de contemplar a las criaturas de Marte.

Sergio González Ramos, 1º Bachillerato BC

domingo, 17 de marzo de 2013

El laberinto de piedra



El laberinto de piedra
Alfredo Gómez Cerdá
Bruño

Un día, a principios de verano, tres jóvenes llamados Miguel, Nuria y Gustavo (hermano de Nuria) salieron de acampada al bosque. Mientras estaban montando la tienda Gustavo se adentró en una cueva. Poco rato después se oyó un grito procedente de la cueva, era Gustavo y decía que allí había algo raro. Los tres jóvenes se adentraron en ella y encontraron una figura esculpida en la roca; cuando se marchaban la figura se desprendió de la roca y se convirtió en una persona. Les explicó que era alquimista y que ellos habían sido los elegidos para recibir la piedra filosofal, la fórmula para obtener oro; pero para ello debían encontrar al alquimista en diversos lugares. Primero lo encontraron en la catedral de Sto. Domingo en Soria. Más tarde se escondió en las ruinas de Numancia. Luego lo encontraron en un navío de piedra del pueblo de Gormaz. El último lugar en el que encontraron al alquimista fue en la laguna Negra; después de haberse colado en un camión para llegar hasta allí, lo encontraron por última vez. Pero, ¿qué pasó al final?, ¿les entregó al alquimista la piedra filosofal?

Juan Martínez Ballester, 2º B

domingo, 20 de enero de 2013

La lluvia amarilla


Título: La lluvia amarilla.
Autor: Julio Llamazares.
Este libro está escrito por Julio Llamazares en 1988. Su género es la novela. Esta novela es el fiel reflejo de muchos pueblos que han sido abandonados.
El tema principal que presenta el libro es la soledad del protagonista ya que vive  solo en un pueblo. El espacio donde esta situado el libro es en Ainielle, un pueblo del Pirineo Aragonés.
El libro trata de un hombre que va contando cómo transcurre su vida desde que la primera familia abandona el pueblo hasta la última. Cuenta todos los sucesos que pasaron mientras él se iba quedando solo, sin hijos, sin mujer, sin vecinos, etc. El libro comienza con el protagonista esperando a que alguien vaya y se lo encuentre muerto.
El protagonista principal es el último habitante de Ainielle, es el narrador y va contando en forma de monólogo todo lo sucedido. Es un hombre mayor, rudo pero esconde una personalidad sensible, también podemos destacar su forma de ser con la idea de que él no ha salido jamás de los alrededores del Pirineo Aragonés.
Su mujer, Sabina, es el personaje secundario de este libro. Sabina es una mujer que no acepta la marcha de sus seres queridos y sufre la ausencia de sus hijos por eso un día decide irse de ese horrible mundo y dejarlo todo. Es una mujer atormentada ya que recorre el pueblo todas las mañanas en busca de algún recuerdo.
Lo que más me ha llamado la atención de este libro es como el autor ha podido reflejar tan claramente la soledad de una persona. Personalmente el mensaje que me transmite este libro es que la gente de esos pueblos hubiese preferido irse a la ciudad dejando una vida más bonita.
Me decidí a leer este libro porque mis raíces son aragonesas y siempre he odio hablar de los pueblos abandonados.
A mí de este libro me ha gustado cómo el autor describe detalladamente la vida en estos pueblos pero me ha resultado muy dura y triste la soledad del protagonista y cómo la gente prefiere irse a una ciudad y dejar un pueblo en el que puede estar rodeado de montañas y animales.
Celia Muñoz Gómez, 4º B.

El coleccionista de relojes extraordinarios


Título: El coleccionista de relojes extraordinarios.
Autor: Laura Gallego.
Editorial: SM.

Este texto cuenta la historia de la familia Hadley quienes deciden irse de vacaciones a España para visitar el museo de los relojes. El dueño del museo, que se hacía llamar "el Marqués", les  enseñó una sala con los relojes más extraños, entre ellos estaba un reloj llamado Qu Sui que servía para atrapar almas. Majorie, la madrastra del protagonista, queda atrapada en ese extraño reloj. Para salvarla, Jonathan tiene que ir a la Ciudad Antigua a buscar un reloj llamado Deveraux que sirve para liberar las almas atrapadas en relojes y esto lo tiene que hacer en doce horas. 
                    
¿Lo conseguirá? Si lo queréis saber, leed este libro lleno de misterio y fantasía.
Miranda  Mercader  Izquierdo   1ºD                                                                   

Un caso para ti el Equipo Tigre


Título: Un caso para ti y el Equipo Tigre.
Autor: Thomas Brezina .
Editorial: SM.

Este libro trata de unos niños  que  van a Venecia y se encuentran con un gondolero  sospechoso que se dirige a un antiguo  palacio cantando una espantosa canción y desaparece. Los niños del Equipo Tigre intentan buscar el palacio y al misterioso gondolero…si queréis seguir cotilleando este libro deberéis leerlo.

A mí me ha gustado porque lleva material para resolver enigmas, te hacen una pregunta al final de cada capítulo que tienes que pensar y vienen palabras en italiano con las que puedes aprender.

Yo se lo recomendaría a los compañeros porque es muy divertido y puedes aprender muchas cosas e incluso hablar en otros idiomas.

Judith María Puchol Romero, 1º D